miércoles, 23 de julio de 2008

Tendiendo recuerdos

click: desde mi habitación


Le gusta comer “torradas” de mantequilla, lavarse los calcetines con agua del mar, beber “carajillo” los domingos, las no-sorpresas, las sandías sin pepitas, las pelis de John Ford y tender la ropa de su mujer cada 12 horas; hace 7 años y 2 meses que se fue pero no soporta su olor.

Le está devorando las entrañas. Se le están incendiando los párpados y el corazón .Pero sigue en pie. Ha decidido no quebrarse como lo hacía antes. -Las llamas desprendían demasiado calor, y la profundidad del mordisco de aquellos colmillos era demasiado sucia y profunda-. Carcajadas, así respondió él.
Riéndose de la propia no-muerte comenzó a inhalar oxígeno y descubrió que recordar el olor de “ella” no podía ser tan malo, por lo que esta sería la última vez que tendería su ropa.
Fue entonces, en ese preciso momento cuando se sintió como si poseyera el mundo en sus manos.

1 comentarios:

to-build-up dijo...

Hola Lucía,
No me cabe la menor duda de que tu paso por Barcelona está siendo fructífero.Por cierto, cree un link con tu docu en una de las entradas al blog. Tengo otro blog de la asignatura documental que se llama Mur-docs ¿Por qué no te animas y escribes un articulillo sobre el proceso de creación de "Los Infiernos" y el éxito obtenido y me lo envías al correo del blog? Un slaudo muy fuerte y ¡Bienvenida a la blogosfera!