jueves, 24 de julio de 2008

tus abrazos

Yo quiero un abrazo de los tuyos, de los que aturden fotogramas y desordenan vértebras, de los que se descomponen en texturas y desconciertan arterias.
Quiero un abrazo de los tuyos para superar la ingravidez que me rodea, para anestesiarme con tus puntos cardinales…quebrarme y desbordarme con tu tacto.
Quiero que me envidien las paredes de esta habitación –que se compriman y expriman junto a nosotros-, devolver el color a una escala de grises.

Yo quiero un abrazo para tenerte –dramático o literal- por unos instantes, para inyectarme tu sonrisa, que mis dedos se alarguen y se coman tus ojos –esos que saben a chocolate-, quiero que me arranques un par de huesos -sólo un par- , regalártelos y que los devores.

Yo quiero que los tejidos y estructuras de mi piel se desordenen, que se fragmenten con tus abrazos y conquisten más allá de los meros e insignificantes mecanismos de mi razón.